Parabolt

No inviertas en ideas. Invertí en Product Discovery

Si tenés cierto grado de interés por temas como innovación y tecnología, seguramente recuerdes que hace un año, cada artículo relacionado a la innovación corporativa comenzaba describiendo cómo la velocidad de implementación de nuevas tecnologías obligó a las compañías a acelerar su transformación digital para sobrevivir.
Este año, todo aquello que nunca hubiéramos imaginado posible sucedió y los contenidos relacionados a innovación comenzaron a reflejar cómo debido al contexto COVID-19, pequeñas, medianas y grandes empresas tuvieron que salir de su zona de confort y digitalizarse casi con desesperación.

La pandemia cambió las industrias para siempre y muchas estrategias de innovación previamente diseñadas por corporaciones, ya no parecían tan “a prueba de futuro”.

Empresarios y ejecutivos de diferentes sectores y tamaños se enfrentaron a un mundo de desafíos y a la incertidumbre de no saber cuál atacar primero para buscar una solución.
Para reducir estos niveles de incertidumbre, identificar prioritarios con precisión y crear soluciones con bajo riesgo de inversión, ¿solo se necesita una gran idea?

Este humilde pero fantástico contenido no pretende mencionar todos los desafíos evidentes que estás atravesando en tu negocio, sino que busca difundir un mensaje que, a pesar de que podría ser catalogado como “controversial”, sin dudas ayudará a muchos lectores como vos a lograr mejores resultados a la hora de crear soluciones digitales: No inviertas en ideas. Invertí en Product Discovery.

Pasando de Idea Problema a Producto Digital

Descubrir y entender que este enfoque es el más exitoso nos llevó varias experiencias como equipo. Y no decimos que una idea no vale nada, simplemente entendimos que tomar una idea como punto de partida para crear una solución digital no nos trajo los resultados esperados. Aclaremos este punto:

Uno de los principales desafíos que las compañías enfrentan es que el impacto de la pandemia no solo los afectó a ellos sino también a sus usuarios, clientes y proveedores, generando cambios en las prioridades y costumbres de todos los humanos.
El cliente ya no es el mismo. Tiene nuevos problemas generados por nuevas circunstancias y, por lo tanto, necesita nuevas soluciones. Entonces, en lugar de saltar rápidamente a generar ideas de solución, las empresas deben tomarse el tiempo para reconectar con sus usuarios, entender cómo cambiaron, qué problemas enfrentan en su nueva realidad y cuáles son sus prioridades. ¿Te hace sentido?

Una vez que queda claro qué le sucede al usuario target e identificamos sus puntos de dolor, recién en ese momento debemos formular una hipótesis de solución. Y quizás notaste que no utilizamos la palabra “idea” y eso es porque una hipótesis nos invita a pensar de forma científica e iterativa. Nos alejamos de la creencia de que tener éxito depende de tener una buena idea y nos acercamos a un nuevo enfoque mucho más preciso y menos riesgoso, creando hipótesis que podemos probar y validar ágilmente, obteniendo datos objetivos.

Alejarnos de ideas subjetivas hacia una forma de trabajo basada en hipótesis a ser validadas por usuarios reales trae enormes beneficios ya que el proceso de descubrimiento de la solución se realiza en una fase temprana, antes de realizar una gran inversión en desarrollo. Cuando una compañía conecta con sus usuarios desde el inicio se vuelve capaz de dirigir sus esfuerzos internos hacia la creación de valor basada en datos reales (y nada mejor que comenzar por recopilar información que permita tomar decisiones efectivas y eficientes).

Entonces, ¿cuándo es el mejor momento para avanzar hacia el desarrollo de un producto digital? Veamos: si ya reconectamos con los usuarios y su nueva realidad, entendimos sus puntos de dolor e iteramos hipótesis para descubrir qué oportunidades perseguir es fundamental continuar por considerar los cuatro grandes riesgos que todo producto digital debe contemplar al momento de su creación:

  1. Riesgo de Valor: ¿Los usuarios estarán interesados en usar/comprar el producto?
  2. Riesgo de Usabilidad: ¿Los usuarios se darán cuenta fácilmente de cómo usarlo?
  3. Riesgo de Factibilidad: ¿Qué tecnologías y talentos serán necesarios para construirlo?
  4. Riesgo de Viabilidad: ¿El producto será viable para el negocio?

Solo cuando estos riesgos han sido contemplados, generando respuestas basadas en datos, es tiempo de avanzar con el desarrollo del producto digital. Y este proceso de mitigación de riesgos es lo que se llama Product Discovery.

El 80% de los productos digitales que llegan al mercado fracasan porque los consumidores no los utilizan o no están dispuestos a pagar por ellos.

Product Discovery es el proceso iterativo de reducción de la incertidumbre, es el mecanismo secreto para disminuir el riesgo en la creación de un producto digital, utilizado por las principales empresas de tecnología para ahorrar tiempo, dinero y recursos. Introducir una mentalidad basada en la experimentación antes de la implementación está generando muchos beneficios en grandes empresas como Amazon, Booking.com y Google. Según HBR, Microsoft logró aumentar un 12% los ingresos en la unidad de Bing a través de pruebas de hipótesis.

Y mientras que algunas compañías tradicionales todavía temen tomarse dos meses para validar una hipótesis, muchas otras entendieron que es mucho más seguro descartar una suposición después de unas pocas semanas que desarrollar un producto tecnológico durante seis meses, sólo para darse cuenta de que el usuario no lo quiere.

Si llegaste hasta aquí leyendo y estás en la búsqueda de transformar tu negocio construyendo productos digitales, esperamos que te animes a hacerlo empezando por entender los problemas desde la perspectiva de tu cliente y descubriendo el producto que vale la pena construir a través de la experimentación iterativa.

@EquipoParabolt
#ProductosDigitales #Tecnología #Innovación

¿Estás buscando crear tecnología?

Nuestro experimentado equipo te puede acompañar a que lo logres en poco tiempo.

¡Hablemos!

Te puede interesar